divendres, 11 maig de 2012

Avui som rics


Acababan de salvar a la ciudad con oro más fácilmente de lo que en aquel momento podría haberla salvado cualquier héroe con acero. Pero en realidad no había sido exactamente el oro, ni siquiera la promesa del oro, sino más bien la fantasía del oro, el sueño fabuloso de que el oro estaba ahí, al final del arco iris, y de que seguiría estando ahí eternamente siempre y cuando, por supuesto, uno no se acercase a mirar.

Es lo que se conoce como finanzas.
("Cartas en el asunto", Terry Pratchett)

15 comentaris:

  1. És molt bo, Allau. I d'una lluentor tan real que produeix ceguesa.

    ResponElimina
  2. Cony! tu també tens destarotat el bloc, estic llegint en castellà.

    Salut.

    ResponElimina
  3. maldita sortija, maldito anillo, cojo ahora tu oro y lo doy,¡tomadlo como vuestro de mis cenizas, ¡qué el fuego que me consuma limpie de su maldición el anillo¡
    Rodrigo Rato. estooooooooooooooo no, que me equivoco, Götterdämerung, Richard Wagner

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pilar, con lo que se demuestra que las leyendas alimentan nuestra realidad.

      Elimina
    2. o que la realidad alimenta nuestras leyendas, allau

      Elimina
  4. En Pratchett a vegades m'atabala, però reconec que l'encerta de ple.

    ResponElimina
    Respostes
    1. T'atabala? I jo que li estic agafant afició.

      Elimina
    2. A Reus hi ha una sabataria Pratchettiana... bé... o al menys ho sembla ;-))

      Elimina
    3. Deu-n'hi-do, Assumpta, com les gasten a Reus! Més que Pratchett sembla simplement mal gust.

      Elimina
  5. Es por aquello del oro y el moro. O quizá por eso otro: oro del que caga el moro. Y a fe que según qué moro no diría yo que no...

    ResponElimina
  6. no cal Allau, és l'avantatja de ser bilingües. L'important és el missatge que és molt bó.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Francesc, com ho he llegit en castellà, no era qüestió de traduir-ho.

      Elimina