dijous, 11 de juny de 2015

L’infern a Bolonya

L'interfecte és dalt a la dreta
no hace mucho en San Petronio basílica de Bolonia los italianos creyeron haber evitado uno de los más extraños atentados islamistas, un atentado artístico, los supuestos terroristas habrían querido destruir un fresco de Giovanni de Módena pintado a principios del siglo XV que representaba el infierno según Dante con un horrible demonio que devora y tortura a los pecadores entre los cuales, en el foso noveno del octavo círculo, está Mahoma profeta del islam, echado doliente sobre un peñasco ante los ojos de Dante, tal como lo cuenta él en no sé qué canto infernal, hendido del mentón hasta el culo, entre las piernas le colgaban las vísceras, el corazón y los pulmones al descubierto, y ese triste saco que lo engullido en mierda transformaba, me miró y con las manos se abrió el pecho diciendo «ve como me desgarro, ve a Mahoma despedazado», pobre Profeta, y así es como lo había representado el pintor de Módena, con el pecho desgarrado, lo cual, más de seiscientos años después, debió de enfurecer a los supuestos islamistas que pusieron en guardia a los celosos carabinieri en la noble basílica creyendo sinceramente que desbarataban uno de los más odiosos atentados, contra el Arte y la civilización; una vez más la alerta italiana era falsa, los terroristas eran simples turistas a los que unos días más tarde hubo que dejar en libertad, la iglesia no había explotado, el fresco impío continuaba en su sitio y el Profeta desgarrado seguía presa de los demonios en el infierno de los cristianos hasta el fin de los tiempos

                                                                                  (“Zona”, Mathias Enard)

4 comentaris:

  1. Vivim amenaçats per uns i altres. El quadro fa basarda.

    ResponSuprimeix
  2. "Que la culpable Judea mora, a aquest cor l'alegra", diu el cor al Cant de la Sibil·la de València. El dia que aparega per allí algun jueu que sàpiga llatí, ja la tenim armada.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Sí, Pitxiri, tot és qüestió de voler que et trobin les pessigolles.

      Suprimeix